RADIO ONLINE TRIUNFANDO CON CRISTO EN VIVO

7/18/2012

COMO ESTAR EN PAZ CON DIOS

Reconoce el Plan de Dios para ti.Dios te ama y quiere que tú experimentes su paz y vida. Él desea tener una intima y eterna relación contigo. La Biblia dice: " Porque de tal manera Amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna. " (Juan 3:16).
Reconocer que tenemos un problema.
Estamos separados de Dios porque hemos escogido desobedecerle. La Biblia dice: “porque todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios " (Romanos 3:23) Nada que podamos hacer nos va a permitir cruzar el espacio que nos separa de Dios.
Responder al Remedio de Dios
Dios te ama tanto que ha enviado a su Hijo, Jesucristo, para unir el espacio por ti. Cristo hizo eso al pagar por nuestros pecados cuando él murió en la cruz y se levanto de su tumba. La Biblia dice: " porque Aún siendo nosotros débiles, a su tiempo Cristo Murió por los Impíos. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo Aún pecadores, Cristo Murió por nosotros” (Romanos 5:6, 8).
Recibe al Hijo de Dios como tu Señor y Salvador.
Tu cruza el Puente hacia la familia de Dios cuando por fe le pides a Cristo venir a tu vida. Este es un paso de fe. La Biblia dice: " que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y si crees en tu Corazón que Dios le Levantó de entre los muertos, Serás salvo. Porque con el Corazón se cree para justicia, y con la boca se hace Confesión para Salvación.” (Romanos 10:9, 10).
Ora para Recibir a Cristo ahora mismo.
¿Estas tu dispuesto a dejar todo pecado e infidelidad y por fe recibir a Jesucristo en tu corazón y vida? Tu puedes usar la siguiente oración si viene de tu corazón: "Señor Jesús, Yo soy un pecador. Yo sé que no puedo salvarme a mí miso. Yo ahora sé que Cristo murió en mi lugar en la cruz para perdonar mis pecados. Yo sé que Cristo se levanto de los muertos y que vive. Yo te confieso mis pecados, me arrepiento y pongo mi fe en ti para que me salves. Yo quiero que tú me salves para toda la eternidad. Gracias por darme vida eterna. Amen."


Descansa en la Perfecta Paz de Dios.
La Biblia dice:
"Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).
“Ahora pues, ninguna Condenación hay para los que Están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1).


MARY PAULA
Iglesia Puerta de Bendición
DIOS LES BENDIGA

4/20/2012

Gobernado Por El Amor a Dios

El Hermano Lorenzo me dijo  en otra plática sostenida con el en 1666 que él siempre había sido gobernado por el amor, sin actitudes egoístas. 

Y desde que resolvió hacer del amor de Dios el fin de todas sus acciones, había encontrado razones para estar muy satisfecho con su método. También estaba contento cuando podía levantar una pajita del suelo por amora Dios, buscándole sólo a Él, y nada más que a Él, ni siquiera buscando sus favores.
 
Durante mucho tiempo había estado afligido mentalmente por creer que sería condenado. Ni todos los hombres del mundo podrían haberlo persuadido de lo contrario. Finalmente razonó consigo mismo de esta manera:
 
Yo no me involucré en la vida religiosa excepto por amor a Dios, y me he esforzado para hacer sólo para Él todo lo que hago. Sea lo que sea de mí, esté perdido o salvado, siempre seguiré obrando puramente por amor a Dios. Por lo menos tendré este bien, que hasta la muerte habré hecho todo lo posible para amarlo.
 
Durante cuatro años había estado con esta angustia mental; y durante ese tiempo había sufrido mucho. Sin embargo, desde aquel tiempo había vivido en una libertad perfecta y una continua alegría. Puso sus pecados delante de Dios, tal como eran, para decirle que no merecía sus favores, pero que sabía que Dios continuaría otorgándole sus favores abundantemente.
 
El Hermano Lorenzo dijo que a fin de formar el hábito de conversar con Dios continuamente y de mencionarle todo lo que hacemos, al principio debemos dedicarnos a Él con cierto esfuerzo: pero que después de ocuparnos un poco de eso deberíamos encontrar que su amor nos mueve a hacerlo internamente sin ninguna dificultad.

Él esperaba que después de los días agradables que Dios le había concedido, tendría un tiempo de dolor y sufrimiento. Aunque él no estaba inquieto por esto, sabiendo muy bien que no podía hacer nada por sí mismo, Dios no fallaría en darle la fuerza para soportarlos.
Cuando se le presentaba la ocasión de practicar alguna obra bondadosa, se dirigía a
 
Dios, diciendo: “Señor, no puedo hacer esto a menos que me capacites”. Y entonces recibía fuerzas más que suficientes.
 
Cuando había fallado en su deber, solamente confesaba su falta diciéndole a Dios: “Jamás podría obrar de otra manera si me dejaras librado a mis propias fuerzas. Eres tú quien debe impedir mi caída, y arreglar lo que está mal”. Después de la confesión, ya no sentía ninguna inquietud acerca de lo hecho.
 
El Hermano Lorenzo decía que, con respecto a Dios, debemos obrar con la más grande de las simplicidades, hablando con Él franca y claramente, e implorando su ayuda en todos nuestros asuntos. Dios nunca había fallado en concederle su ayuda, y el Hermano Lorenzo lo había experimentado frecuentemente. Me contó que recientemente había sido enviado a Burgundia, para comprar la provisión de vino para la sociedad.

Esta tarea le resultaba muy poco grata porque no tenía ninguna inclinación para los negocios, y porque era cojo y no podía ocuparse de su trabajo en el barco sino rodando sobre los toneles. Sin embargo se entregó a esta tarea y a la compra del vino sin ningún descontento. Le dijo a Dios que se ocupó de este negocio, y que lo hizo muy bien.

Mencionó que el año anterior había sido enviado a Auvergne con la misma comisión y, aunque no podía decir cómo, todo había resultado muy bien. De la misma manera cumplía con su trabajo en la cocina (al cual por naturaleza tenía una gran aversión), donde se había acostumbrado a hacer todo por amor a Dios.
 
Durante los quince años que había estado trabajando en la cocina, todo le había resultado fácil porque lo hacía con oración y movido por la gracia de Dios. Estaba muy feliz con el puesto que ocupaba ahora, pero que estaba listo a volver a lo anterior, debido a que siempre estaba agradando a Dios en cualquier condición, haciendo las cosas pequeñas por amor a Él.

Para el Hermano Lorenzo los momentos de oración no eran diferentes de lo que habían sido en otros tiempos. Se retiraba a orar, de acuerdo a las directivas de su superior, pero no quería esa clase de retiros ni los solicitaba, debido a que ni el trabajo más grande lo distraía de la presencia de Dios.
 
Debido a que conocía su obligación de amar a Dios en todas cosas; como él se había esforzado por hacerlo así, no necesitaba que un director espiritual le diera una orden. Dijo que era muy sensible a sus faltas, pero que estas faltas no lo desanimaban. Las
confesaba a Dios sin dar ninguna excusa. Cuando lo hacía, con toda paz reasumía su práctica usual de amor y adoración.
 
El Hermano Lorenzo no consultaba a nadie con sus inquietudes mentales. Por la luz que le daba la fe él sabía que Dios estaba presente, entonces lidiaba consigo mismo tratando de dirigir todas sus acciones a Él. 

Todo lo hacía movido por el deseo de agradar a Dios, aceptando los resultados que se producían. Dijo que los pensamientos inútiles arruinan todo, que los dolores empiezan allí. Tan pronto como percibimos su impertinencia debemos rechazarlos, y retornar a nuestra comunión con Dios.
 
En el principio frecuentemente había pasado su tiempo de oración rechazando pensamientos erráticos y volviendo a caer en ellos. Nunca había regulado su devoción por ciertos métodos como lo hacen algunos. Sin embargo, al principio había
 
practicado la meditación por algún tiempo, pero después la había dejado de lado de una manera casi inexplicable.
 
El Hermano Lorenzo enfatizaba que todas las mortificaciones corporales y otros ejercicios eran inútiles, a menos que sirvieran para unirse con Dios por medio del amor. Había considerado bien esto.
 
Encontró que el camino más corto para ir directamente a Dios era ejercitando el amor continuamente por medio de un continuo ejercicio del amor y haciendo todas las cosas por amor a Él. Notó que había una gran diferencia entre los actos del intelecto y los de la voluntad.
 
Los actos del intelecto eran comparativamente de poco valor. Los actos de la voluntad eran todos importantes. Nuestro único deber es amar a Dios y deleitarnos en Él. 

Ningún tipo de mortificación, si invalida el amor de Dios, puede borrar un solo pecado. En lugar de esto, y sin ansiedad alguna, debemos esperar el perdón de nuestros pecados que proviene de la sangre de Jesucristo, solamente esforzándonos para amarle con todo nuestro corazón. Y él notó que Dios parecía haber garantizado los mayores favores a los pecadores más grandes, como si fueran monumentos conmemorativos de su misericordia.
 
El Hermano Lorenzo dijo que los mayores dolores o placeres de este mundo no podían
 
compararse con los que él había experimentado en ese estado espiritual. Como resultado de todo eso, solamente deseaba una cosa: no ofender a Dios. Dijo que no cargaba con ninguna culpa. Cuando fallo en mis deberes, rápidamente lo reconozco, diciendo: Estoy acostumbrado a obrar así. Nunca podré cambiar por mí mismo. Y si no fallo, entonces doy gracias a Dios reconociendo que esto viene de Él.
 
El resumen de todo en ser gobernado por el Amor.
Tomado de La Practica de la  Presencia de Dios . Hno Lorenzo.

El Árbol Confundido

Había una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos.

Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema: “No sabía quién era.”
“Lo que te falta es concentración”, le decía el manzano, “si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas. ¿Ve que fácil es?”
- No lo escuches, exigía el rosal. Es más sencillo tener rosas y “¿Ves que bellas son?”

Y el árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado. Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

- No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. Yo te daré la solución. No dediques tu vida a ser como los demás quieran que seas. Sé tu mismo, conócete, y para lograrlo, escucha tu voz interior. Y dicho esto, el búho desapareció.

- ¿Mi voz interior…? ¿Ser yo mismo…? ¿Conocerme…?, se preguntaba el árbol desesperado, cuándo de pronto, comprendió. Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz interior diciéndole:

- Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble, y tu destino es crecer grande y majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje… Tienes una misión “Cúmplela”. Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado.

Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos.
Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz.
Y tu… ¿dejas crecer el roble que hay en ti? En la vida, todos tienen un propósito que cumplir, un espacio que llenar.
No permitas que nada ni nadie te impida conocer y compartir la maravillosa esencia de tu ser.

Pero sobre todo recuerda, jamás podrás conocer el propósito de tu vida si no rindes tu corazón a aquel quién te creo. Conocer a Dios es encontrar el propósito de Dios para nuestra vida.

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del Señor está su deleite, y en su ley medita de día y de noche!

Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, y su hoja no se marchita; en todo lo que hace, prospera. Salmo 1:1-3

Fuente :renuevodeplenitud.com

Cada uno en un riel

En cierta ocasión unos niños paseaban por el bosque cuando descubrieron una línea de ferrocarril abandonada. 

Uno de los niños saltó a uno de los rieles y trató de caminar por él. Después de unos cuantos pasos, perdió el equilibrio. Otro trató de hacer lo mismo, y también se cayó. Los demás se rieron.

«Apuesto a que ustedes tampoco pueden», le dijo a los demás uno de los que había hecho el intento. Uno por uno los demás niños lo intentaron pero todos fallaron. Hasta el mejor deportista del grupo no pudo dar más de una docena de pasos antes de caer fuera del riel.

Entonces dos niños comenzaron a hablarse al oído y uno de ellos lanzó el siguiente desafío: «Yo puedo caminar todo lo que quiera por el riel, y él también», les dijo, señalando a su compañerito.«No, tú no puedes», le dijeron los demás.
«¡Apuesto un dulce a cada uno que sí puedo!», les respondió. Los demás aceptaron.

Entonces los niños subieron cada uno a un riel, extendieron un brazo, se tomaron fuertemente de las manos y empezaron a caminar por toda la vía.
Como individuos no hubieran podido hacerlo, pero trabajando juntos no les fue difícil alcanzar la victoria.

El poder de la colaboración es la multiplicación.
Tomado de Maxwell, J. C. 2001; 2003. Las 17 Cualidades Esenciales de un Jugador de Equipo; The 17 Essential Qualities of a Team Player . Thomas Nelson, Inc.

A veces en la vida solos no podemos y entonces es cuando necesitamos la mano del otro. La vida no es para vivirla solos, es para vivirla en compañia y juntos poder avanzar el resto del camino. 

Muchos pierden de vista este principio y no saben vivir en armonía y equipo en sus familias, trabajos, universidades o en la misma Iglesia. Vamos!! No sigamos solos. Juntos, Tú y yo podremos caminar entre los rieles de la vida.
 
Me fijé entonces en otro absurdo en esta vida:

Ví a un hombre solitario, sin hijos ni hermanos, y que nunca dejaba de afanarse; ¡jamás le parecían demasiadas sus riquezas! «¿Para quién trabajo tanto, y me abstengo de las cosas buenas?», se preguntó. ¡También esto es absurdo, y una penosa tarea!

Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!

Si dos se acuestan juntos, entrarán en calor; uno solo ¿cómo va a calentarse?
Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente! Eclesiastes 4:7-12

Fuente RenuevodePlenitud.com

4/18/2012

No Renuncies A Tus Sueños

“Renunciar a tus sueños es matar la vida” Pedro Sifontes
 
Entramos en el mes de diciembre y para algunos es difícil de creer que ya prácticamente se ha ido el año, ahora mismo hay personas que se apresuran para cumplir las metas que se trazaron el año pasado y quieren hacerlo todo en este mes, les tengo malas noticias a estas personas: que lo que no lograron en 10 meses del año no lo alcanzaran en un mes.
 
Cada vez que llega diciembre empezamos a pensar en nuestras resoluciones del año entrante y comenzamos bien hasta finales de enero, luego de allí perdemos el impulso y nos cuesta darle seguimiento a las metas y terminamos el año frustrados y cansados de no alcanzar las metas.
¿Estás obteniendo lo que quieres de la vida? ¿Qué es lo que quieres de la vida?
 
Uno de mis versículos preferidos de la Biblia está en Juan 10:10 donde Jesús dice: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” y es interesante que ese mismo versículo dice que “el ladrón no viene más que a robar, matar y destruir”.
 
La vida en abundancia tiene que ver con una vida plena, de paz y propósito. Si tú no estás experimentando la vida en abundancia es porque alguien te ha robado y destruido tus sueños. Todos anhelamos lo mejor para nuestra vida, nuestro matrimonio, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros negocios.
 
No conozco ninguna persona que me diga que desea lo peor para su vida, muchos exclaman “¡No veo luz!” o “¡No pego ninguna!” y en su corazón solo hay un clamor “¿Cómo salgo de esta cisterna o de este lodo?”. A nadie le encanta estar viviendo así con un sentido de insatisfacción, de derrota y de amargura porque no han sido diseñados para eso.
¿Qué clase de vida quieres experimentar en este 2012 ¿Quieres un nuevo comienzo en tu matrimonio? ¿Quieres crecer en tu ministerio o en tus negocios? ¿Qué le estás pidiendo a Dios?
 
“Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar buenas cosas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!” Mateo 7:11 (NVI)
 
Dios quiere darte cosas buenas, quiere siempre darte lo mejor y para que ocurra es importante tres cosas: Pedir, Buscar y Encontrar. Muchos se quedan en el pedir, pero no salen a buscar y por eso no encuentran. El buscar y el encontrar tiene que ver con el accionar de tu vida.
 
Tienes que tomar acción en tu vida, tienes que dar pasos que te lleven a la vida que tú estás buscando. Santiago decía que la fe sin obras es muerta, al igual podemos decir que si tienes sueños para tu vida, pero no vas tras ellos, no son sueños son una ilusión.
 
Dios es el dador de los sueños, los sueños son parte de tu herencia dada por el creador y son necesarios para tu crecimiento. No renuncies a tus sueños, solo porque algunos no crean en ellos. Siempre vas a encontrar oposición, para lograr los sueños siempre hay un precio que pagar. No dejes que el miedo o los ladrones de sueños te quiten tu herencia.
 
En este mes de diciembre yo te invito a buscar a Dios y conectarte con tus sueños, hay promesas que en los últimos días están marcados por los sueños y visiones. Muchos de los inventos comenzaron con sueños literalmente en la noche.
 
La famosa teoría de la relatividad de Einstein vino de un sueño. Handel escuchó por primera vez El Mesías en un sueño. Elías Howe inventó la máquina de coser después de haberlo visto en un sueño. Comparto siempre esta frase de Walt Disney “Si puedes soñarlo puedes lograrlo”.
 
¿Quieres recuperar tu herencia? ¿Quieres elevarte en este 2012?
 
No renuncies a lo que por derecho te pertenece, la vida abundante es tuya. No renuncies a tus sueños, tú puedes lograrlo con la bendición de Dios definiendo tres preguntas: ¿Qué es lo que quieres realmente? ¿Dónde y Cómo lo vas a buscar? ¿Quién mas puede ayudarte?
 
Hoy es el mejor día para retomar mis sueños y comprometerme para alcanzarlos para vivir la vida abundante que Dios me ha dado.
En amor y liderazgo,
 
Pedro Sifontes Coach Personal

Original o Fotocopia

¿Cuántas generalidades sobresalientes conoces? ¿Cuántas personalidades sobresalientes con características únicas y distintivas conoce? No sea un flan viviente.

Lo que dijo Eric Hoffer es verdad: “Cuando la gente tiene la libertad de hacer lo que le place, generalmente se imitan unos a otros”. El hombre es la única creación que se resiste a ser lo que es.

No busque milagros. Usted es un milagro. Usted es una ”obra formidable y maravillosa” (Salmo 139:14). No se asombre con otras personas hasta el punto de querer copiarlas. Nadie puede ser tan eficiente y efectivo como usted. La gente le llama dotado cuando utiliza a plenitud los dones que posee.

Uno de los aspectos más difíciles para subir la escalera del éxito es atravesar las multitudes de copias que están debajo. Usted es un especialista. No fue creado a fin de ser todo para todas las personas.

Más del noventa por ciento de las flores, o tienen mal olor o les falta la fragancia. Sin embargo recordamos las que tienen fragancia dulce.

¡Impóngase! “Seguir el sendero de menor resistencia es lo que hace que los hombres y los ríos se tuerzan”, dice Larry Bielat.

Demasiadas personas se convierten en cementerios al enterrar sus talentos y dones. La copia se adapta al mundo, pero el original trata de que el mundo se adapte a él.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. No se necesita mayoría para lograr cambios; sólo se necesita unos pocos individuos con determinación y una buena causa.

Usted es el único en toda la creación que posee su combinación de habilidades. Es especial… es poco común.

Y en todas las cosas raras hay gran valor. No es insignificante; es valioso y precioso. Dios le ama tal como es, pero Él le ama tanto que no le dejará seguir así.

“¿Podrá un comité haber escrito a Hamlet, o podrá un club haber pintado a la Mona Lisa?

¿Podrá haberse creado el Nuevo testamento como un informe de una conferencia?

Las ideas creativas no surgen de los grupos; emanan de los individuos. La chispa divina salta del dedo de Dios al dedo de Adán”, dice A. Whitney Grisworld.

Mientras que siempre es difícil encontrar un original, es fácil de reconocerlo. Dios guía a cada alma en un sentido individual.

No existen precedentes: es el primero como usted que ha existido. No alcanza la oscuridad del mundo entero para apagar la luz que Dios ha puesto en usted.

Tomado del libro “Usted es un original No muera como una copia”, por John L. Mason

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.
Génesis 1:26

¡Te alabo porque soy una creación admirable!¡Tus obras son maravillosas,y esto lo sé muy bien! Salmos 139:14

Fuente Renuevo de Plenitud

Cuando Sea Guiado por El Espíritu… Tu Vida Tendrá Propósito.

Las personas como Daniel y José, son aquellos que saben responder a los interrogantes: Qué, quién/es, con qué, cuándo, cómo, para qué, dónde, por qué.
La razón es, porque son guiados por el Espíritu.

Zacarías 4:6 dice: “Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”.

Ellos han alcanzado la excelencia porque han albergado un propósito en sus corazones, la santidad (Daniel. 1:8 / Genesis.39:1:20). Alcanzaron un espíritu superior porque se apartaron de lo inmundo, buscaron la santidad por cuanto guardaron sus corazones en el temor de Dios. Veamos en la Palabra:

• Salmos 25:12 ¿Quién es el hombre que teme al Señor? El le enseñará el camino que ha de escoger.
• Salmos 25:13 Gozará él de bienestar, y su descendencia heredará la tierra.
Es muy claro el salmista al respecto en este salmo.
Si usted quiere comenzar a vivir sabiamente la vida, siendo elevado y promocionado a niveles superiores de sabiduría e inteligencia, debe guardar este principio:
• “El principio de la sabiduría es el temor del Señor; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza (Prov 2:6).
• “Porque Dios da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia” (Prov. 2:6).
• (DHH) “Vale más la sabiduría que las armas de guerra. Un solo error causa grandes destrozos” (Eclesiastés 9:18).

La excelencia en Cristo es sabiduría e inteligencia en acción, aplicada en santidad.

Por lo tanto, mi estimado lector, si deseamos convertirnos en hombres y mujeres de fe, y en consecuencia, en hombres y mujeres de visión, no pensemos que seremos capaces de hacer algo separados del Señor, pues, sólo con el Señor y en el Señor se pueden alcanzar grandes sueños y visiones, en santidad, en sabiduría e inteligencia superior. Es siendo justos que podemos guiar nuestras vidas al éxito verdadero, e inclusive a otras personas también.

¿Por qué es necesario tener muy en cuenta esto?, pues, porque la sabiduría y la inteligencia nacidas del temor de Dios nos llevarán a la meditación y a la contemplación de (primeramente) saber quiénes somos en Cristo y con qué poder Cristo actúa en nosotros. Y es en la meditación que el Espíritu nos llevará a contemplar la visión y, junto con ella, la o las estrategias para concretar nuestros sueños en Cristo. Métase en intimidad con Dios y él se le revelará.
• Prov. 21:5 dice: (DHH) “Los planes bien meditados dan buen resultado; los que se hacen a la ligera causan la ruina”.
• En la versión Palabra de Dios para Todos dice: Pr.21:5 (PDT) “Los planes cuidadosos tienen éxito; los que se hacen de afán llevan al fracaso”.
En lo personal, hace seis años que mi familia y yo vivimos de las ganancias de una Empresa que me fue entregada en seis días de ayuno y oración. Esta empresa me permite tener la libertad de pasar tiempo de calidad con mi familia, pues, mi trabajo lo realizo prácticamente en su totalidad en la comodidad de mi hogar; puedo además, aportar tiempo y servicio en mi congregación, y darme el privilegio de pasar tiempo meditando en la palabra, examinando los recursos dispuestos en la voluntad de Dios para mí y para mis hermanos.

Teniendo el tiempo inclusive, de poder sentarme frente a mi computadora y escribir mis libros. Créame, no soy un hombre acostumbrado a largos ayunos, es más, en esta ocasión en que el Señor me entregó las llaves de mi empresa (esto no significa negocio de llave en mano, es decir; todo hecho, sino que me dio las llaves para que yo accione abriendo cada puerta frente a mí, con fe), mi intención era solamente ayunar dos días a lo sumo. Pero, llegado el segundo día no tenía claridad de la visión, sin visión no había fe, ni acciones estratégicas a seguir.

No fue sino hasta el sexto día que los cielos se abrieron y pude ver claramente lo que el Señor me quería mostrar y ahora podía explicar en detalle la misma. La gran sorpresa fue que lo que él me estaba mostrando nada tenía que ver con lo que había estado haciendo hasta ese día. En la visión había muchos profesionales trabajando para esta empresa y mucha gente sería beneficiada con nuestro emprendimiento, aún laboralmente.

Hoy, después de seis años veo concretada la visión y lo que es más, esto recién comienza, pues se viene el tiempo de la expansión geográfica de nuestra empresa y todo gracias a la visión que el Señor me entregó en aquellos días de intimidad en su presencia y profunda meditación.

Dice Salmos 25:14 “La comunión íntima del Señor es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto”.
Hasta Pronto.
Su hermano y amigo
Maximiliano Contreras
ministrossinfronteras@hotmail.com

Es tiempo de callar

Jorge Hernán Gutiérrez
ixous7@gmail.com

Todo tiene su tiempo.... “hay tiempo de callar y tiempo de hablar” (Eclesiastés 3:7). ‘No hay poder dado por Dios al hombre que lo distinga más de los animales que el poder de hablar con inteligencia’. Pero también es cierto que aquella persona que no importando la avalancha de críticas, de adversidades y pruebas, se mantiene por encima de aquellos que han seguido ‘un camino más bajo’ y está más cerca del Señor.
 
“Y siendo acusado por los principales sacerdotes y por los ancianos, nada respondió (Jesús ante el concilio). Pilato entonces le dijo: ¿No oyes cuántas cosas testifican contra ti? Pero Jesús no le respondió ni una palabra.” (Mateo 27:12-14). Este es el ejemplo más sublime a la hora de cerrar nuestros labios por un momento, a pesar que arremetan contra nosotros. 

Al Sublime Hijo de Dios, el Todopoderoso, a cuya sola palabra fueron creados los universos con toda su complejidad, lo vemos conservar una absoluta calma y un silencio total. En semejantes circunstancias muchos de nosotros haríamos todo lo contrario, trataríamos de justificarnos, tomar cartas en el asunto y tratar de poner las cosas en su lugar.

Esta escena en la que vemos al Señor no pronunciar una sola palabra a pesar que arremetían contra él, ha sido cuestionada por muchos, es más, hay quienes afirman que fue un acto de cobardía, pero ¿era un cobarde, que, temeroso de las consecuencias, no se atrevió a hablar? ¡No! ¡Jamás! Es un de los actos más majestuosos de la fortaleza divina en todas las Escrituras.

Los que presenciaron este momento dedujeron que era la derrota de Jesús, que no tenía cómo justificarse, estaba entre la espada y la pared y no se defendió. Pero todos sabemos que estaban mirando mal y lo criticaron sin razón y el tiempo ha demostrado la infamia de aquellos que asesinaron al Salvador.

La Palabra de Dios está llena de ejemplos de hombres y mujeres que en un momento dado no tuvieron sus lenguas quietas y hablaron en contra de Dios por sus circunstancias vividas. ¿Será esa la situación que estas viviendo? No podemos hablar en contra de Dios, si queremos buscar el culpable de nuestras desdichas, debemos mirarnos a un espejo.

Hay que reconocer que el Señor siempre estará de nuestro lado. Es el fiel amigo que no nos abandona en el día malo. Nunca nos dará la espalda a si nuestros amigos y familiares nos hayan abandonado y nos critiquen, ellos darán cuentas a Dios por acusar a su prójimo sin razón. Es por eso que el salmista dijo: “Aunque mi padre y mi madre me abandonaren con todo el Señor me recogerá”.

¡Es tiempo de callar! Hay un proverbio árabe que dice que si no tenemos algo que decir que sea más hermoso que el silencio es mejor no decir nada. No importa como nos traten, con qué palabras nos arrinconen, si los hombres nos critican y no creen en nosotros, Dios sí, él sí cree en nosotros. A veces es mejor callar, cerrar nuestros labios, esa es otra virtud de los sabios.

‘Hay que pensar para hablar’. Hay ocasiones que los hombres cierran las puertas del razonamiento y creen en todo lo que el viento de los rumores y el chisme traen, y es ahí donde víctimas de las lenguas inquietas somos bombardeados. Pero ‘el silencio nunca se manifiesta con tanta superioridad como cuando se emplea como réplica a la calumnia y a la difamación’. (J. Addison).

Si Dios nos dio dos oídos y una lengua, fue para escuchar dos veces y más para luego hablar. ‘La palabra es del tiempo; el silencio de la eternidad’ –Carlyle-; ‘Estima como la primera de las virtudes refrenar la lengua; el que sabe callar cuando es razón se acerca a Dios’ – Dionisio Caton- Hay que saber mi querido peregrino que el silencio es oro.

Y para concluir me gustaría terminar con la vieja oración de Frankfurt, del siglo XVI: “Señor, la escritura dice: ‘Hay tiempo de callar y tiempo de hablar’. Salvador mío, enséñame el silencio de la humanidad, el silencio de la sabiduría, el silencio del amor, el silencio de la perfección, el silencio que habla sin palabras, el silencio de la fe. Señor, enséñame a silenciar mi propio corazón para que pueda escuchar el suave movimiento del Espíritu Santo dentro de mí y sentir las profundidades de Dios”.

Dios no ha cambiado

Por Billy Graham

Crisis es una palabra trillada. Significa cambio, transición. El diccionario dice que significa un cambio decisivo.

Pero con todos los cambios que están teniendo lugar en nuestro, algunas cosas no has cambiado. Algunas siguen todavía igual. La Biblia dice: "Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles."

Tengo eso en cuenta en cada país que visitamos, y hasta ahora hemos estado en más de ochenta países [redicando el evangelio. Cada vez que me levanto a predicar el evangelio, sé que ciertas cosas no han cambiado.

En primer lugar, no ha cambiado la naturaleza de Dios. Dios todovía es soberano. El diablo sólo puede hacer lo que Dios le permite. Hay un misterio de desobediencia, un misterio de iniquidad que no comprendemos totalente y que no entenderemos plenamente hasta que estaos delante de Dios. El dijo: "Porque yo Jehová no cambio." La Biblia dice: "Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que [cambie]." No hay "mudanza, ni sombra de variación" en Dios, dijo Santiago.

Dios es inmutable en su santidad y en su exigencia de santidad e integridad en nuestra vida. "Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que es, y el que ha de venir."

Dios es inmutable en el juicio. El Señor juzgará toda la tierra. "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera deonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí , hacedores de maldad."

Dios lee el corazón. Jesús dijo: "Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablan los hombres de ella darán cuenta en el día deljuicio." Considere eso.

Dios es inmutable en su amor. "Mas Dios muestra su amor paracon nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros."

Piense en eso. Cristo murió por nosotros mientras éramos pecadores: "Al que no conoció pecado, pornosotros lo hizo pecado."

Dios es amor; El es inmutable en su amor. Dios dio a su Hijo por nosotros en la cruz y lo resucitó de entre los muertos.

En segundo lugar, no sólo no hacambiado la naturaleza de Dios, sino que no ha cambiado la Palabra de Dios. En los primeros años de mi vida tuve algunas dudas sobre la Palabra, pero una noche de 1949 me arrodillé ante un tocón en los bosques cercanos a Forest Home, California, Estados Unidos. Abrí mi Biblia y dije: Oh Dios, hay muchas cosas en este libro que no entiendo, pero lo acepto esiante la fe como ti Palavra infalible desde Génesis hasta Apocalipsis." Resolví eso, y desde aquel momento en adelante no he tenido nunca ni una sola duda de que esta es la Palabra de Dios. Así que cuando cito la Biblia, cuando la predico, sé qué estoy predicando la verdad de Dios.

Eso le da autoridad al ministerio de uno. No está badaso en lo que alguien dice sobre la Biblia. No está basado en alugún libro que yo haya leído. Está basado en la fe en Dios. Nadie puede cambiar eso.

En tercer lugar, la naturaleza humana no ha cambiado. Jeremías dijo: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?"

La gente trata de descubrir qué para con la raza humana. ¿Qué para con las pandillas de algunas de nuestras ciudades? ¿Qué provoca todos los asesinatos, todos los suicidios y todas las demás cosas terribles de las uqe leemos todos los días en los periódicos?

El corazón del hombre es hoy como siempre ha sido. El hombre está en rebelión contra Dios y tiene una enferedad llamada pecado. El pecado está en todos nosotros.

Recuerdo una vez que estaba predicando en Africa a un grupito de una tribu. Se e dijo que esa tribu no había oído mucho del evangelio, y quise presentar un sencillo mensaje evangélico. Así que prediqué sobre Juan 3:16 de la manera más simple que pude. Tratando de explicar Juan 3:16, empleé todas las ilustraciones en las que pude pensar que harían más claro el mensaje. Varias personas manifestaron que querían recibir a Cristo.

El domingo siguiente iba a predicar en la iglesia parroquial de Great St. Mary en la Universidad de Cambridge en Inglaterra, y pensé: "Voy a hacer una prueba. Voy a predicar en Cambridge el mismo sermón sencillo que prediqué a la tribu africana." Y así lo hice. Ese doingo muchos de los estudiantes llegaron a conocer a Cristo como Señor y Salvador. Era una simple exposición sobre Juan 3:!6. Sí, el corazón humano es igual en todas partes.

En cuarto lugar, el método de salvación no ha cambiado. El mismo mensaje que siempre ha transformado vidas transforma las vidas hoy. Leemos en Hechos 4:12: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombre, en que podaos ser salvos." No hay otro nombre.

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí." Ese versículo fue una piedra de tropiezo para mí por mucho tiempo. Pensé que en él alguien estaba diciendo: "Yo soy la personificación de toda verdad: ;a verdad científica, la verdad teológica y la verdad filosófica." Mediante la fe acepté que El es lo que dice ser: el Camino, la Verdad y la Vida. Y nadie puede ir al Padres si no es por edio de Jesucristo.

Quizás usted tenga un pecado que necesita confesar. Tal vez necesita recibar a Jesucristo en su corazón como su Señor y Salvador. Pudiera ser que necesite estar dispuesto a renunciar a algo que Dios ha señalado y sobre el que ha dicho: "Si quieres tener plena comunión conmigo, eso tiene que desaparecer."

¡Dios no ha cambiado!

"La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún ina vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cieló.

"Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.

"Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;

"porque nuestro Dios es fuego consumidor."

¡Dios no ha cambiado!

REFLEXION: APRENDAMOS DE LAS ABEJAS

Hace años puse un panal de abejas para alimentar a algunas de ellas que tenían una colmena a poca distancia.
Para comenzar el proceso capturé una abeja en un vaso, la coloqué sobre el panal, y esperé hasta que la abeja descubriera el tesoro.
Cuando estuvo llena y satisfecha,Después de un momento, la abeja regresó con una docena de abejas más.
Éstas, a su vez, trajeron muchas más, hasta que finalmente un enjambre de abejas cubrió el panal.
Al poco tiempo habían transportado toda la miel a la colmena.

¡Qué lección para nosotros! ¿Estamos hablándoles a los demás de Aquel a voló directamente a la colmena. quien encontramos? Cristo nos ha encargado la proclamación de las «buenas nuevas». ¿Debemos nosotros, los que hemos encontrado miel en la Roca –Jesucristo– ser menos considerados con los demás que las abejas?

Los cuatro leprosos que se sentaron fuera de la puerta de Samaria, después que encontraron comida en las tiendas de los sirios que habían huido por la noche, comunicaron las buenas nuevas. Se dijeron unos a otros: «No estamos haciendo bien.
Hoy es día de buenas nuevas, pero nosotros estamos callados. . . . Vamos pues, ahora, y entremos a dar la noticia a la casa del rey» (2 Reyes 7:9).
Salmo 107:

¡Qué carga tan pesada!

 “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca” (Isaías 53:6-8).
 
“Y obligaron a uno que pasaba, Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo, a que le llevase la cruz” (Marcos 15:21).

Luego de ser azotado, escarnecido y golpeado, el Señor Jesucristo, sale por las calles de Jerusalén, llevando la cruz donde sería clavado. ¿Cuánto pesaría esa cruz de madera? Seguramente era lo suficientemente pesada, para que cualquier hombre que pudiera cargarla por un largo trecho, desmayara bajo su peso.
Y mucho más se sentiría su peso, ante la debilidad general provocada, por los latigazos y los golpes impartidos por los soldados romanos en el cuerpo de Cristo.

Aquel que dijo un día al paralítico: “Levántate y anda” ¿No podía hacer que sus piernas tuvieran la fortaleza para soportar el peso de la cruz? Aquel que tenía poder para calmar el viento, y las olas del mar... ¿No podría haber llevada la cruz sin inmutarse en los más mínimo? Sin embargo, Jesús el Hijo de Dios, creador de este mundo, se somete a debilidad por amor a nosotros.

No se valió de su poder para evitar sus propios sufrimientos, aunque podía hacerlo. Pero la carga mayor que tenía que realizar no consistía en una cruz de madera. Sus peores sufrimientos no eran los clavos y la corona de espinas.
Había algo más doloroso que tenía que cargar: ‘Tu pecado y el mío...’. Dos hombres subieron el monte del calvario, uno era Simón (de la ciudad de Cirene), un simple ser humano, y el otro era Jesús. (Aunque humano también Dios) Simón Cireneo solo podía acompañarlo cargando la cruz de madera. Pero cuando llegaron a la cima del monte Gólgota, ya nada mas pudo hacer, el trabajo de cargar con los pecados de la humanidad solo podía hacerlo una sola persona, santa y sin pecado: ¡JESUCRISTO!

Estimado peregrino, ¿Te quejas de la cruz que tienes que llevar en esta tierra? ¿Es muy pesada para ti? Quiero que sepas que cualquier aflicción que sufras, no se puede comparar con los sufrimientos del Salvador, cargando el pecado de nosotros.
Los ojos humanos solo pueden contemplar la crucifixión externa, pero la carga de los pecados. Solo pueden ser contemplados con los ojos del alma. Solo Dios nos puede conducir a la cruz de Cristo, y mostrarnos lo que allí se efectuó a favor de nuestra alma.

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
 
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:6-11). 
 
Solo la Palabra de Dios, puede abrir nuestros ojos espirituales, para despertar un verdadero arrepentimiento, y una verdadera fe en el Salvador. Su amor y misericordia siguen firmes como hace casi 2000 años.
Si bien el Señor fue crucificado en flaqueza y debilidad, venció a la muerte, resucitando de los muertos.

Amado peregrino, ¿Te oprimen tus pecados? ¡Ojala seas libre de esta terrible carga! Ve hoy a llevarle tus pecados a Cristo, porque Él tiene poder para cargarlos y deshacerlos. “Porque aunque fue crucificado en debilidad, vive por el poder de Dios.
 
Pues también nosotros somos débiles en él, pero viviremos con él por el poder de Dios para con vosotros” (2Corintios 13:4). No lo pienses dos veces, ven hoy a Jesús, es tú oportunidad. Dios te bendiga.

‘Así nos llegó la Biblia’

Un solitario pastor de ovejas estaba sentado en el lugar más ermitaño de un remoto desierto. Reinaba el silencio.
 
No se oía ningún ruidoso radiorreceptor, ni ninguna televisión atronadora; no se oían campanillas de puertas, ni timbres, ni teléfonos. Ni mucho menos el espantoso ruido del tránsito distante, ni de aviones de propulsión a chorro, Ni siquiera se percibía por ningún lado movimiento de hombres o bestias.

Siglos después un salmista escribiría, “Estad quietos y conoced que yo soy Dios” (Salmo 46:10). En la quietud de aquel día tan lejano, un pastor agradecido se encontró con el Pastor Divino. Fue llamado a dejar la tarea de pastorear unas cuantas ovejas de su suegro, para guiar el rebaño más grande: el pueblo de Dios.

La soledad le prestó alas a sus pensamientos. Recordó las historias que su madre le había contado de Adán y Eva, de Caín y Abel, de Noé y el Diluvio, de Abraham, Isaac, Jacob y José. No imaginaba que algún día, bajo la inspiración del Espíritu de Dios, él sería el instrumento humano para preservar estas historias para innumerables generaciones venideras.

Fue repasando en su mente los sucesos de su vida. Un Faraón muy cruel había dado orden de matar a todos los bebes, pero él había sido salvado milagrosamente de la muerte. Adoptado por la hija de Faraón, fue criado en el palacio real. Allí le instruyeron cuidadosamente, en toda la sabiduría de los egipcios, y era poderoso en sus palabras y obras (Hechos 7:22).

Egipto era el imperio más grande de aquel tiempo y el centro principal del conocimiento y la cultura. Allí Dios preparó a su siervo para su doble tarea. El entrenamiento que le dieron como heredero del trono de los faraones, le sería de gran utilidad cuando llegara a ser el fundador de la nueva nación de Israel, y la instrucción que recibió en la mejor literatura de ese día, le fue de valor inapreciable en su preparación como el primer escriba de las Sagradas Escrituras.

Cuando Moisés tuvo cuarenta años hizo una decisión trascendental. Abandonaría la corte del Faraón y se identificaría con su propio pueblo perseguido. Los libraría de la opresión y esclavitud. Pero cayó en el error de intentar realizar tal hazaña con sus propias fuerzas, dependiendo de su propia sabiduría. Viendo a un esclavo hebreo cruelmente castigado por un egipcio, Moisés mató al egipcio y lo sepultó en la arena. Eso llegó a los oídos del Faraón y Moisés tuvo que huir para salvar su vida.

Cuarenta largos años habían pasado desde entonces. No obstante la frustración ocasionada por la espera aparentemente interminable, Moisés había aprendido valiosas lecciones de paciencia. Pero algo más había sucedido. Alejado de las intrigas del palacio y las pendencias triviales de la corte, el pastor solitario había encontrado el sentido de la presencia de Dios. La meditación irrigó su alma y llegó a ser su vocación más importante. Así aprendía muchas cosas que no se encontraban en los libros de sabiduría de Egipto.

Entonces, otra campanada sonó en el reloj de la historia sagrada. Un día que Moisés vigilaba su rebaño, y meditaba en los años pasados, notó cerca una zarza que estaba ardiendo. ¿La habría encendido el sol abrasador? Pero, ¿por qué no se consumía la zarza en las llamas?

Sintiendo tal curiosidad, Moisés se acercó para contemplar mejor un fenómeno tan raro. Entonces, de en medio de la zarza ardiendo le vino la voz de Dios. El gran ‘Yo Soy’, el ‘Eterno’, el ‘Inmarcesible’, se le reveló como el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, y a la vez el Redentor de Israel. Dios llamó a Moisés para que fuera su mensajero, y librara a los israelitas de la esclavitud de Egipto, dándoles la ley divina en el Sinaí. Además de eso, le correspondería escribir la historia de la creación y de las relaciones de Dios con la humanidad. Escribiría los primeros capítulos de la historia de la salvación, los comienzos de nuestra Apreciada Biblia.

Es por eso, amado peregrino, que si quieres conocer más de este hermoso libro que posee los secretos de la felicidad y el amor, debes dejarte contagiar por el aroma del Señor y aceptar su invitación a navegar en la barca de la inspiración, acercándote más a él por medio de sus bellas palabras. Si decides embarcarse en el conocimiento del Señor, te aseguro que pronto llegarás a puerto seguro. Déjate Seducir por el Amo y Señor de todas las cosas, él sabrá la recompensa que te espera si te dejas guiar por su más hermosa y tierna mano.

Nunca olvides que si quieres conocer al Señor, deberás acercarte al bello libro sagrado conocido como: la Biblia. No dejes que la duda y las palabras lisonjeras lleven tu gabarra a naufragar en la incredulidad y la desidia; escudriña las Sagradas Escrituras por encima de cualquier vocablo barato que escuches por personas que hablan de Dios, sólo en ella encontrarás la vida eterna. Dios te guíe y te bendiga siempre.